SOLA, SOLA, SOLA ERES...


Por mucho que intente, la soledad está jugándome una mala pasada. Durante el día me veo a mí misma hablándole a las plantas, a la heladera e incluso he llegado a tener una tertulia sostenida, por más de 4 minutos, con el televisor.
Por las noches tengo pesadillas recurrentes en las que me descubro con arrugas, anteojos y bastón, y me reconozco como una vieja regordeta que se pasa las horas tejiendo, sentada en el sillón y rodeada por una docena de gatos sucios, ¡Un espanto!
Sea como sea le voy a dar lucha a esta soledad y como primera medida voy a compartir con mis congéneres los peores 20 momentos en los que indefectiblemente me siento sola (por no decir solísima).
Acá van:

1. Cuando mis amigas me acercan hasta casa en el asiento trasero del auto de su novio, y me piden que vaya al medio “así charlamos en el camino”.
2. Cuando quiero comer pizza y tengo que pedir una enterita porque todavía no hacen delivery por 4 porciones.
3. Cuando voy al cine y compro el pochoclo gigante, porque nunca viene el tamaño ideal para cuando sos “sola”.
4. Cuando, en los casamientos, me ubican en la mesa de los solteros rodeada de niños púberes con las caras llenas de acné.
5. Cuando espero en el semáforo y pasa el chico de las flores (Querido...¿no te das cuenta que es muy triste regalarme flores a mí misma????)
6. La noche antes de mi cumpleaños, porque siempre la paso sola comiendo kilos de helado y viendo una temporada completa de Sex and The City.
7. Cuando deliro con la idea de hacerles jurar a mis amigos varones que si a los 40 no estoy casada, alguno tendrá que “hacerme el favorcito”.
8. Cuando en las invitaciones de casamientos ponen mi nombre sólo, o lo que es peor “Flia. Gáname e Hija”
9. Cuando mi mamá siente la necesidad de preguntarme hasta cuando voy a estar sola porque “ya es hora de que formalices con alguno nena”.
10. Cuando voy al súper y soy víctima de las promociones dos por uno.
11. Cuando quiero viajar, porque para acceder a promociones y descuentos tenés que ser “base doble” si o si.
12. Cuando sumo un nombre más a la lista de hombres que prometieron llamarme y nunca más lo hicieron.
13. Cuando una de mis amigas solteras, me cuenta con bombos y platillos que conoció a alguien “alucinante”.
14. Cuando organizan asado en el trabajo y algún desubicado pregunta si es con parejas incluido.
15. Cuando Me siento en un bar y la muy descarada de la moza me pregunta si me toma el pedido o si estoy esperando a alguien.
16. Cuando llega la nochebuena y todos mis primos esperan hasta las 12 y un minuto para salir corriendo a saludar a sus novias.
17. Cuando todas mis amigas se ponen de acuerdo para salir el viernes por la noche conmigo, porque el sábado es salida de pareja.
18. Cuando mi mamá me invita a las tardes de Te que organizan con sus amigas, sábado de por medio.
19. Cuando me enfermo, porque nunca esté ese buen hombre que te trae el desayuno a la cama si tenés unas líneas de fiebre.
20. Definitivamente, cuando por fin decido salir a “reventar la noche” y a la primera persona que me cruzo en el bar de siempre es a mi ex de la mano de una “Barbie” perfecta de tan sólo 18 años.

Por Julieta Gáname (Texto publicado en el suplemento "Mujeres al día" del diario Día a Día - Sábado 24 de Octubre de 2009)

3 comentarios:

Lauritaa dijo...

IMPRESIONANTE, SOMOS DOS, COSA QUE NO QUITA QUE SE SIENTA MENOS LA SOLEDAD. PERO AL MENOS NO SOS LA ÚNICA QUE TE SENTÍS ASI! ;)

.. NI HABLAR CUANDO TE ACOSTAS Y NADA DEL OTRO LADO DE LA CAMA.. Y TE LEVANTAS.. Y NADAAA OTRA VEZ. TERRIBLE!

BSS.. SIGA ASÍ. MUY BUENO EL BLOG

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!

"Pena compartida, pena dividida"

Que pases una buena semana y un abrazo de oso.

LadyBlue dijo...

Saludos, una solita desde Mexico, me gusto mucho tu nota, asi que la tome para compartirla tambien en mi blog, espero no te moleste :)

Como para encontrarle la vuelta al mundial!!! (se hace lo que se puede chicas!!!)